Adicciones y Patología Dual

Por patología dual nos referimos a la presencia simultánea, en un mismo sujeto, de un trastorno por uso de sustancias (TUS) y otro trastorno psiquiátrico. Esta patología dual puede referirse a distintas combinaciones, dado que se puede presentar en la adicción a cualquier sustancia (alcohol, cannabis, tabaco, cocaína, etc.), y con cualquier trastorno del eje I (trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad, esquizofrenia y otros trastornos psicóticos, etc.), y del eje II (trastornos de la personalidad).

Estos pacientes con una patología dual se consideran casos más graves, dado que requieren tratamientos clínicos multidisciplinares que suelen conllevar más tiempo y gasto. También son personas con más problemas sociales y con mayores dificultades de adaptación psicosocial. Hoy en día no existen, en el ámbito público, centros especializados en patología dual, por lo que estos pacientes tienen la dificultad añadida de ser tratados en redes asistenciales diferentes: red de atención a drogodependencias y red de salud mental. A estas dificultades habría que añadir las siguientes: acuden más a los servicios de urgencias, requieren más hospitalizaciones psiquiátricas, muestran más conductas de riesgo e infecciones relacionadas como la infección por el VIH y el virus de la hepatitis C, mayores tasas de desempleo y marginación y más conductas violentas y criminales que los que sólo tienen diagnóstico de drogodependencias o diagnóstico de otro trastorno psiquiátrico.

La importancia de conocer mejor la patología dual, así como sus tratamientos, deriva de los datos epidemiológicos, que indican altas tasas de prevalencia. Dos estudios realizados en población general arrojan los siguientes resultados:

  • El “Epidemiologic Catchment Area” (ECA): el 22% de los sujetos que presentaban un trastorno mental eran dependientes del alcohol, mientras que el 15% lo eran de otras sustancias. Por otro lado, el 37% de los pacientes con abuso de alcohol y el 53% de los que abusaban de otras sustancias, presentaban otro trastorno mental. Entre las sustancias psicoactivas, fue la cocaína la más asociada a trastorno mental.
  • El estudio NCS replicó los resultados del ECA encontrando aún mayor comorbilidad, mostrando que el 42`7% de los dependientes de sustancias presentaban un trastorno psiquiátrico comórbido.

Estas altas tasas de prevalencia indican la necesidad de aumentar el conocimiento de estos sujetos a distintos niveles: psicológico, farmacológico, neurológico, clínico, social, etc.

 

Esta entrada fue publicada en Psicología. Guarda el enlace permanente.