¿Por qué me da miedo la gente?

La mayoría de nosotros hemos vivido alguna vez una de esas situaciones “socialmente desagradables”. Si hemos tenido algún tipo de conflicto que nos daba un feedback negativo, es decir, nos indicaba que no somos la persona que deberíamos ser, habremos experimentado como nuestro yo se vio amenazado por la situación y como se produjo un intento de represión de las emociones y los pensamientos negativos para protegerlo.

Imaginemos que un chico de 15 años está cursando 3º de la ESO, y en clase comete un error del que se ríen y burlan todos sus compañeros. El chico se siente avergonzado e intenta reprimir, inconscientemente, esta emoción, porque es desagradable. Su yo, es decir, la percepción que tiene de sí mismo, se ve amenazado. Le llegarán pensamientos del tipo: “soy lo peor”, “la gente se ríe de mi”, “soy el tonto de la clase”, “soy débil”, etc. Pensamientos, todos ellos, que van en contra de la propia persona, del auto-concepto que tiene de sí mismo, y también serán reprimidos. La represión, sin embargo, no resuelve el conflicto, pero es la solución automática que se utiliza, dado que a esas edades (y muchos tampoco en otras), no se tienen los mecanismos y habilidades para afrontar y solucionar la situación de manera consciente y deliberada. El conflicto es interiorizado por el chico y se convierte en un complejo cognitivo-emocional que funciona de manera autónoma y sigue ejerciendo efectos en nuestra vida pese a que no recordemos la situación. Nos influye desde el inconsciente, pasando por la mente subconsciente.

El chico empezará entonces a proyectar el conflicto al exterior, percibiendo un mundo amenazante, en el que las personas son peligrosas y pueden hacerle daño, pueden dañar su yo débil y vulnerable. Inconscientemente empieza a percibir un mundo distorsionado (en parte), pero que para el chico es completamente real. Además, también se percibirá a sí mismo como alguien inferior. Ante esta situación empezará a evitar, para protegerse, aquellas situaciones que puedan reactivar el conflicto reprimido y puedan despertar los pensamientos y las emociones consiguientes. En realidad, se produce una fobia al complejo de pensamientos y emociones negativos, y no una fobia a las personas como tal. Esta evitación se convierte en un mecanismo de defensa y se cronifica (a no ser que se tomen las medidas necesarias) por reforzamiento negativo.

Lógicamente, este es un caso hipotético, a modo de ejemplo. Un esquema más general sería el siguiente:

 

fobia-social

 

Tratamiento

Considero que para superar este problema hay que tener en cuenta la vertiente cognitiva o racional y la emocional.

En cuanto al aspecto racional, se trata de sacar el conflicto y los recuerdos relacionados con él a la consciencia, para comprenderlo y confrontarlo desde el aquí y ahora, y cambiar el punto de vista acerca de él. Además, dado que la situación social actual que genera ansiedad no es peligrosa objetivamente, sino que se percibe subjetivamente como tal, se producirán una serie de pensamientos automáticos (“se van a reír de mí”, “voy a quedar mal”, “no voy a dar la talla”, etc) que también habrá que ir debilitando a través de la confrontación consciente.

El tratamiento finaliza cuando se resuelve el aspecto emocional, es decir, cuando la persona es capaz de exponerse en vivo a las situaciones sociales que le generan ansiedad, de tal manera que esta vaya desapareciendo paulatinamente. Al mantenerse en dicha situación sin evitarla, se da cuenta de que no era como la había predicho, provocando todo ello una reestructuración en su forma de verla. Además, se pueden utilizar otras técnicas como la exposición en imaginación o el desarrollo de habilidades sociales, en función del caso.

Recordemos que la fobia social, al igual que la baja autoestima, es un problema muy asociado al consumo de drogas, y en muchas ocasiones, la resolución de este problema de base, va a llevar a la persona a sentirse más segura de sí misma, sin la necesidad de utilizar otras sustancias para desenvolverse de manera adecuada en la sociedad.

Esta entrada fue publicada en Psicología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.